Entrevista a Zach Kaplan

CEO de Inventables, una ferretería online para diseñadores.

Artículo
publicado: 14 Feb 2022
3 de lectura

COMPARTIR:

Mi nombre es Zach Kaplan. Soy el CEO de Inventables, una ferretería online para diseñadores.

¿Cómo encontrástes tu pasión o propósito?

Para mí, comenzó cuando era un niño pequeño. Construí de todo, desde LEGO, hasta construcciones, de todo tipo. Si había un juguete de construcción por ahí, lo tenía. En el colegio, tenía una clase, impartida en equipo, llamada Site Tech.

¿Quiénes fueron tus mentores?

Jim Howie que era el maestro de taller y Jeff Jordan que era el profesor de física, del colegio, ambos tenían visión, estaban muy por delante de la revolución maker, por así decirlo. Vieron que las cosas abstractas o analíticas como la física necesitaban combinarse con la práctica. Ahí es donde encontré mi pasión.

Me di cuenta que cuando se separaron, no vi el punto tanto como aprender física o simplemente aprender a usar un torno, pero cuando los combinaste y

¿Cuál fue tu primer proyecto o innovación?

Tenía el objetivo de construir una montaña rusa, por lo que profundicé en lo que es la física de una montaña rusa o en cómo aprendes a soldar. Fueron mis dos profesores (mentores) los que me inspiraron totalmente, y me pusieran en marcha en esta pista.

¿Cuándo vistes que tu pasión podía convertirse en un negocio?

Fue hacia el final de la escuela secundaria, donde solo quería ponerme en marcha y descubrir que podía vender algo. La primera vez que incursioné en esto fue con eBay, cuando salió The Matrix, era enorme, todo el mundo quería ese teléfono y el único lugar donde podíamos encontrarlo era en Londres, los estaban vendiendo, era un teléfono Nokia, así que los importamos de Londres por unos 50 dólares por teléfono y eso sí,  en ese momento, teníamos diferentes sistemas entre Estados Unidos y Europa, esos teléfonos no funcionaban en Estados Unidos, pero los pusimos en eBay, la gente estaba en una subasta comprándolos por unos 350 dólares por teléfono.

¿Qué lección aprendístes de esta experiencia?

La gran lección fue descubrir ¿por qué la gente pagaba $ 350 por un teléfono que no funcionaba? Entonces, cuando hablaba con estas personas, estaban pagando porque querían el teléfono de la película,  y tenía un valor para ellos.

Esto fue una gran experiencia educativa y reveladora, que realmente comenzó a dar forma a mis ideas de qué es un negocio, cómo hacerlo, cómo valorar las cosas y cómo aprender sobre esto.

¿Cuándo creástes tu primera empresa?

Cuando estaba en la universidad, bueno en realidad comencé mi primera empresa durante la escuela. Recuerdo que estaba a punto de obtener la graduación, y  hubo un punto de decisión, ¿continúo con la empresa o consigo un trabajo?

Mis padres me animaron a hacer lo que quisiera hacer, pero en realidad me dijeron que empezara la empresa porque sabían que eso era lo que realmente quería hacer, creían en mí y me apoyaban de la mejor manera posible.

Mi objetivo en ese momento era que cuando me graduase, quería ganar tanto dinero como las ofertas de trabajo que obtuve para ser ingeniero.

¿Qué experiencia generó en ti tu visión innovadora?

 Uno de mis amigos me habló sobre cómo algunos empresarios estaban “viendo el futuro”, lo estaban viendo un poco diferente o un poco antes que el resto del mundo. Y además estaban uniendo las ideas para crear productos y servicios innovadores, donde la gente se daba cuenta de que eran realmente interesantes, les encantaba comprar esos productos/servicios o compartir esa experiencia.

Nosotros en ESIC tenemos un área de emprendedores, donde impulsamos y fomentamos el emprendimiento ¿Qué recomendaciones darías a los emprendedores?

Cuando aprendes sobre algo inesperado, amplía tu comprensión de lo que es posible y ahora puedes llegar a todas estas nuevas ideas. El espíritu empresarial es, hasta cierto punto, un mismo tipo de proceso en el que estás comenzando un nuevo negocio y lo estás comenzando con solo una visión sutilmente diferente de la forma en que tal vez la gente lo ha hecho antes.

Si piensas en la diferencia entre Southwest Airlines y United o American, son las tres aerolíneas, pero Southwest aborda el problema desde un punto de vista diferente y, por lo tanto, el espíritu empresarial,  en muchos sentidos, es tener ese punto de vista y luego entregar una nueva experiencia desde ese punto de vista o ensamblar las piezas juntas de una manera diferente que produzca un resultado diferente.

Realmente se reduce a tu motivación para ir a hacerlo e intentarlo, así que espero que se inspiren para darse cuenta de que también pueden hacerlo, y que no es tan difícil.

Elementos Relacionados

vídeos
artículos
estudios
ebooks
infografías
eventos

No queremos ser testigos del cambio, queremos ser catalizadores del cambio ayudando a crecer, a desarrollarse y a transformar a los que serán creadores de futuro mañana.

Este es un ecosistema en continuo movimiento. ¿Quieres formar parte de la transformación?

Escríbenos y en breve nos pondremos en contacto contigo.

O si lo prefieres, llámanos al 917 44 40 40